Este domingo 19 nos vamos a Grecia.

El drama de los refugiados y las omisiones de nuestros gobernantes nos lleva inquietando desde hace mucho tiempo. Desde hace meses nos dedicamos, en nuestro tiempo libre, a llevar a cabo un trabajo de activismo; informar, desmontar bulos negativos en relación a los refugiados, concienciar a la población española para que reclamen una acción decidida a favor de la acogida de los refugiados. Para hacerles ver que lo que vivimos actualmente no es una crisis humanitaria, sino una crisis de humanidad. Para que recordemos a diario que las muertes en el mediterráneo no son una tragedia inevitable como los terremotos y los huracanes, son muertes 100% evitables teniendo una política distinta por parte de los gobernantes europeos.

Pues bien, hemos decidido que durante la próxima semana dejaremos de exigir que alguien haga algo para ayudar a los refugiados, y seremos nosotros ese alguien que ayude.

Dar apoyo en Grecia no es fácil. Hay mucha desinformación y es complicado planificar algo con cierta antelación debido a los constantes cambios. Además, tenemos el inconveniente de sólo poder estar durante una semana, volviéndonos voluntarios de “escaso interés” para algunas organizaciones. Nuestras primeras respuestas cuando consultábamos a organizaciones hace unas semanas era “vuelve a escribirnos cuando te queden unos días para llegar, y te daremos detalles”. Afortunadamente, las redes sociales y proyectos españoles tan currados como “Bienvenidos Refugiados” te hacen la vida mucho más fácil.

Una de las cosas que más necesita un niño después de todo lo que ha pasado es sonreir.

Sabiendo el “cuando” nos tocaba decidir el “donde”. Elegimos los campos de refugiados de los alrededores de Atenas debido a que hay varios y a lo limitado de nuestra visita, para perder el menor tiempo posible en desplazamientos y el máximo en ayudar.

Iremos inicialmente al campo de “El Pireo” localizado en el Puerto del mismo nombre ubicado a las afueras de Atenas. Ahí empezaremos la semana, pero nadie nos asegura donde la terminaremos, ya que, después de varios desalojos parciales a lo largo del último mes, se prevé el desalojo total de ese campo por parte de las autoridades griegas a “mediados de junio” (o sea ya). Están desplazando a los refugiados a otros campos, campos militarizados donde hay menor presencia de voluntarios, acceso mucho más restringido y peores condiciones para sus desahuciados habitantes.

¡Anímate! Pon tu granito de arena en https://www.gofundme.com/refugiados.

En caso nos desahucien del Pireo, probablemente nos desplacemos al campo de Skaramagas, al noroeste de Atenas.

En el Pireo nuestra intención es trabajar es The School Box Project, una organización creada y autogestionada íntegramente por voluntarios y que tiene como propósito entretener, acompañar y enseñar a los niños que hay en el campo (casi el 30% de los refugiados que se encuentran en Grecia son menores de 15 años). Parece sorprendente en un contexto donde hay tantas necesidades básicas, pero una de las cosas que más necesita un niño después de todo lo que ha pasado es sonreír. Recibir atención y cariño. Y allí estaremos, acompañándolos de 11 a 18 e intentando, a pesar de la gran dificultad idiomática, enseñarles un par de canciones y, ya que estamos, aprender otro par.

La escuelita improvisada tiene necesidades acuciantes y constantes, entre ellas cosas tan básicas como tijeras, escobas, hilo, libros para pintar, repelente o plastilina. Para esto hemos iniciado una campaña de crowdfunding, pidiendo que cada uno ponga su “granito de arena” para colaborar con esta causa. Para que juntos logremos que estos niños puedan olvidar durante una parte del día la situación miserable en la que viven.

¡Anímate! Pon tu granito de arena y a partir de este domingo 19 te iremos contando todas las sonrisas que hemos logrado sacar con tu aportación.

Eternamente agradecidos.

Laura y Diego

AgoraVolvemos

Anuncios