Aviso a navegantes, si te has pasado el día en tu centro comercial más cercano o te está costando sujetar el móvil para leer este artículo mientras paseas por la calle porque te pesan mucho las bolsas de Zara que llevas en la otra mano, quizás no te interese tanto este artículo.

En España, en general, los “yankees” son vistos como unos raritos. Como diferentes, como muy “suyos”. Diferente a mejor, supongo, ya que según un barómetro de 2015 del Real Instituto Elcano Estados Unidos está en el “top 5” de países con mejor valoración del mundo para los españoles, incluso por encima de España.

Siendo la potencia dominante de la segunda mitad del siglo xx, Estados Unidos ha influenciado claramente con su estilo de vida al resto del mundo, con sus empresas, con su forma de ver el mundo, vendiéndonos su país, sus ciudades y su modo de vida a través de sus películas, series y documentales.

Cuando empieza a estar de moda en España una tradición “Yankee”, surge el debate entre los “puristas” que se oponen a las tradiciones importadas y los “me apunto a todo mientras sea divertido sin importar de donde venga”. El mejor case-study es sin duda Halloween.

Pues dentro del rubro tradiciones estadounidenses, el mes de noviembre está marcado por dos;

Una ya centenaria llamada “Thanksgiving” o “Día de Acción de Gracias” que es considerada la festividad netamente familiar de Estados Unidos. Los estadounidenses recorren cientos de kilómetros para encontrarse con sus familiares y seres queridos y celebrar una cena de reencuentro y para recordar y dar gracias por lo mucho o poco que tienen. Se celebra el cuarto jueves del mes, siendo festivo nacional.

Primero hacemos una reflexión sobre lo que tenemos y damos gracias por ello, pero a continuación viene ese vacío existencial, ese agujero que se siente en el cuerpo, esa insatisfacción que es la vida, y ahí entra el Black Friday para ofrecernos todo tipo de objetos de consumo que tapen, al menos por unas horas, ese vacío.

Precisamente al día siguiente, una más reciente y comercial llamada el “Black Friday” o “Viernes Negro”, la cual consiste básicamente en dar rienda suelta a la fiebre consumista del país capitalista por naturaleza. Todos los comercios lanzan súper descuentos por sus productos (algunos buenos, otros no tanto, otros fraudulentos directamente) atrayendo a masas de gente que espera durante horas, muerde a quien tiene que morder y empuja a la señora de 80 años con tal de conseguir los zapatos que realmente no necesita pero que están a un 40% de descuento. Se producen escenas verdaderamente alucinante. Como comprenderán, lo de viernes se ha ido alargando con el tiempo y algunas tiendas ya hacen ofertas desde el jueves de thanksgiving, abren el propio viernes a las 5AM o alargan las ofertas al resto del fin de semana. Incluso han establecido días temáticos, siendo el sábado y el domingo de ese fin de semana los “días del pequeño comercio”, seguidos por el “Ciber Lunes” (grandes descuentos en ventas por internet).

Es el descorche oficial a la temporada navideña, un no parar de comprar y consumir hasta el mes de enero.

Bueno, ¿pues cuál de las dos tradiciones creen que ha sido acogida por España? ¿La familiar, de reflexión, de ayuda al prójimo y dar gracias por lo que tenemos o la del consumismo radical?

Si no tienen clara la respuesta, acérquense a su tienda El Corte Inglés más cercana.

Existe una dualidad, una contradicción entre ambos días. Probablemente no sea casualidad que sean consecutivos, quizá ¿?­ el Capitalismo ha entendido perfectamente cómo funciona la psique humana y lo utiliza a su favor. Primero hacemos una reflexión sobre lo que tenemos y damos gracias por ello, pero a continuación viene ese vacío existencial, ese agujero que se siente en el cuerpo, esa insatisfacción que es la vida, y ahí entra el Black Friday para ofrecernos todo tipo de objetos de consumo que tapen, al menos por unas horas, ese vacío.

Para terminar este post, les dejo las siguientes reflexiones:

  • Prefiero no llamar “Americanos” a los Estadounidenses, porque como todos saben América es un continente, no un país.
  • ¿No es curioso que Donald Trump, el controvertido candidato a la presidencia de Estados Unidos que tiene como propuesta estrella echar a todos los inmigrantes del país y construir un muro con México, celebre thanksgiving por todo lo alto cuando es una festividad originada a raíz de un momento de confraternización entre los aborígenes y los colonos en el Siglo XVII?
  • Si quieren saber más sobre el estilo de vida yankee, esta canción de Ricardo Arjona, aunque de fabricación antigua, da en la diana.
  • Muy recomendable este vídeo de José Mújica, ex presidente de Uruguay, extraído del documental “Human” en el que habla de que compramos cosas con tiempo, no con dinero.
  • Termino con una frase de Juan Soto Ivars publicada hace un par de día sobre la relación entre los españoles y el Black Friday:

“Oído en la calle hace cinco minutos:

-Tía, ¿cuándo es el black Friday?

-¡El martes que viene!

-Tenemos que ir desde primera hora.

-¡Sí!”

Anuncios