Nuestro viaje estaba llegando a su fin, siendo este el último día que pasábamos en carretera. Nuestra elección de itinerario fue seguir en dirección sur, explorar la península de Snaefellsness y pasar la noche en un camping cercano a Reikiavik para ir al día siguiente a devolver el coche a primera hora.

Esa noche no pasamos frío, a pesar de que había helado un poco y nos tocó un día medio soleado, que se agradecía. Así que desayunamos con calma, desmontamos la tienda y partimos.

Al tomar el desvío de la ring road dirección península de Snaefellsness (carretera 54), el tráfico vehicular se reduce bastante. La península está muy poco poblada y no es especialmente recorrida por los turistas, así que íbamos bastante solos. A esta península la suelen llamar “Islandia en Miniatura” ya que puedes encontrar en ella casi todos los elementos naturales de la isla; cataratas, volcán, glaciar, playa, ríos…

Nuestra primera parada fue en unas formaciones de basalto muy cercanas a la carretera 54. Se trata de una pared bastante alta y de un par de kilómetros de longitud hecha completamente por basalto. Nos hicimos la foto y continuamos nuestro recorrido. Paramos en el primer restaurante de carretera que encontramos, después de muuuuchos kilómetros. ¿Y qué nos encontramos? Nos atiende una camarera española, de Toledo. Resulta que varios de los que trabajan en el sitio son españoles, incluido el cocinero. Ella estaba contenta en Islandia, aunque dice que hay que currar mucho para no aburrirse, porque no hay nada que hacer. Han venido a trabajar unos meses. Comimos una buena hamburguesa preparada por un español y seguimos rumbo a la costa.

Al final de la península se encuentra el volcán de Snaefellssjokull. Se trata de una de las montañas más altas de Islandia, dentro de un parque nacional y que además tiene un volcán en la cima. Es un volcán famoso (o por lo menos lo debería ser para los amantes de la literatura) al ser el sitio donde se desarrolla la novela “Viaje al Centro de la Tierra” de Julio Verne. Nosotros rodeamos el volcán para acceder a la costa y visitamos los pueblos pesqueros de Olafsvik y Grundarfjordur antes de pillar el desvío de la carretera 56 y volver a la Ring Road.

En la carretera principal había mucho tráfico, uno que no habíamos visto en todo nuestro viaje, pero era todo en dirección contraria a la que íbamos nosotros, de salida de Reikiavik. Luego nos enteramos que ese fin de semana era vacacional y muchos islandeses salen de la ciudad.

Cruzamos la ciudad de Borgarnes y nos dirigimos hacia el campamento de DSGHIOREGREKNL para pasar nuestra última noche. Ya estábamos algo cansados de dormir en la tienda, así que preguntamos precio por las cabañas, pero nos pareció tan caro que hicimos de tripa corazón y montamos nuestra hermosa tienda. Cena por todo lo alto con las cosas que nos sobraban y a la cama porque había que madrugar.

Recorrido:

  • Hvammstangi-Olafsvik: 208 km
  • Olafsvik- Grundarfjordur: 26 km
  • Grundarfjordur-Borgarnes: 101 km
Anuncios