La gran cantidad de atractivo turístico y población de Islandia, está en el norte y en el sur, por lo que el este y el oeste son más considerados “zonas de paso” para llegar de un sitio a otro. El este tiene una carretera que bordea una serie de fiordos que decían que era muy bonita, y por tanto nuestro plan del día era hacer toda esa carretera con calma y después dormir en Egilsstadir, la ciudad más importante del este, que está tierra adentro.

Sin embargo, nos tocó un día tan malo con tan poca visibilidad que no encontramos sentido a hacer la carretera de los fiordos para no ver nada (¡muy recomendable que lo hagan si les toca buen tiempo!); y tomamos directamente una carretera interior para ir a Egilsstadir. En esta carretera atravesamos una cadena montañosa y parecía que había llegado el apocalipsis ya que, además de haber una niebla bastante densa, estaba lloviendo a cántaros y la visibilidad era prácticamente nula. Fue toda una experiencia. Las carreteras en Islandia son todas de doble sentido y además los puentes suelen tener un único carril para ambos sentidos, así que hay que tener mucho cuidado (y hay unos cuantos puentes, créanme, porque hay muchos ríos).  En esta carretera, antes de que la niebla fuera demasiado espesa hicimos un par de paradas para ver una catarata y una pared enorme en la cual, creemos, que los creadores de Game of Thrones se inspiraron para hacer “the Wall” (para los frikis de la serie), pero llovía tanto y había tal viento helado que duramos muy poco tiempo fuera del coche.

Al otro lado de las montañas el tiempo mejoró y pudimos seguir apreciando los paisajes hasta llegar a Egisstadir. El lugar tiene, según las guías, uno de los mejores campings de Islandia, pero como no hicimos los fiordos llegamos bastante pronto y decidimos seguir nuestro camino dirección nor-oeste y pasar la noche en el lago Myvatn (ya que la propia Egisstadir no tenía gran cosa), no sin antes comernos un perrito caliente y un buen helado de postre, siguiendo las costumbres locales.

Volvimos a tomar la Ring Road, que ya va completamente tierra adentro (ignorando los fiordos del nor-este de la isla, probablemente la parte menos explorada de la isla). Unos 40 km antes de llegar al lago myvatn hay que estar atentos para tomar el desvío de la carretera 864 para ir a Dettifoss. Esta catarata es sin lugar a dudas la mayor muestra de fuerza de la naturaleza que hemos visto en nuestras vidas. Se trata de la cascada más caudalosa de Europa, con unos 100 metros de ancho y una caída incesante de agua de magnitudes que no puedo describir (¡miren el video!). Estuvimos un buen rato apreciándola pasmados. ¿De dónde sale tanta agua? Había gente mirándola desde la otra orilla, así que habrá alguna forma de pasar. No muy lejos del lugar está la catarata de Selfoss, que únicamente vimos de lejos ya que después de ver Dettifoss estábamos convencidos que Selfoss nos iba a saber a poco.

La última parada que hicimos en el camino está pocos kilómetros antes de Myvatn y se trata de un “campo” de pequeños cráteres desde donde sale vapor del suelo. Los gases volcánicos son expulsados de un modo parecido a la zona de los geisers que visitamos el primer día pero sin tanta presión. Puedes dar un paseo por el lugar (siempre respetando los caminos señalizados, ya que el suelo es inestable en algunos lugares), ver el agua burbujeante a cientos de grados centígrados y el humo incesante saliendo. Eso sí, hay un olor a azufre bastante fuerte en el ambiente, en algunos casos insoportable.

Llegamos a Myvatn al anochecer y tocó hacer la búsqueda de sitio para dormir. Aquí hay muchos campings y el precio de todos sube ya que se trata de una zona donde está prohibido acampar al aire libre (en gran parte de la isla está permitido) así que todos los que llegan con tienda tienen que buscar uno. Tras un buen estudio de mercado, elegimos uno en el que nos prestaban cacharros de comida y el precio era decente. Nos preparamos una buena fabada traída de casa y nos metimos a la tienda que estaba en una pequeña lomita con vistas al lago. En esta zona fueron las noches en las que más frío pasamos.

Recorrido:

  • Hofn-Egilsstadir: 187km
  • Egilsstadir-Dettifoss: 161km
  • Dettifoss-Myvatn: 78km.
Anuncios