El camping de Vik fue de los peores que nos tocaron. Llovió durante toda la noche y pasamos frío y encima al despertarnos nos enteramos que no había agua caliente, así que dejamos lo de ducharnos para otro momento.

 Este era el último día de recorrido del sur de Islandia y nos tocaba una de las zonas más impresionantes; recorrer Vatnajokull, el glaciar más grande de la Isla y el segundo de toda Europa. Obviamente para disfrutar al máximo de esta maravilla de la naturaleza necesitas o llevar el equipamiento adecuado para glaciares o la cantidad de dinero adecuada para contratar una excursión que te lleve. Nosotros no teníamos ninguna de las dos cosas, así que solo pudimos ver una pequeña parte del glaciar, que sin duda valió la pena.

 Pero antes de llegar al glaciar tomamos un desvío para ver el cañón de fjadrargljufur. Este sitio con exceso de consonantes es un cañón no demasiado alto por donde pasa un río no demasiado caudaloso. Lo bonito del lugar es donde está localizado y el paisaje que lo rodea. En este país el verde es más verde y las piedras son más piedras. Tiene algo mágico. Dejas el coche y haces el recorrido a lo largo del cañón, yendo río arriba hasta que ves su desembocadura.

En ese mismo camino puedes seguir subiendo hacia el volcán Laki y el parque Skatafell, pero había un cartel enorme que indicaba que la carretera no era adecuada para vehículos que no fueran 4×4 y si además tenías coche de alquiler, que ni se te ocurriese. Así que fuimos cautelosos y nos dimos la vuelta.

 Seguimos la Ring Road teniendo el mar a la derecha y una cadena montañosa a la izquierda en la cual te encontrabas cascadas pequeñas cada pocos kilómetros. Bastante espectacular. Poco a poco la carretera se metía más en tierra y entramos en un valle amplio donde podías ya ver el glaciar de fondo. Montañas con columnas de hielo gigantes. Blanco hasta donde te llega la vista. Kilómetros y kilómetros de blanco.

 Decidimos tomar un desvío que parecía llevar a una parte del glaciar, tras una pequeña caminata llegamos y encontramos una imagen espectacular. Unos pedazos de hielo enormes que se estaban derritiendo muy poco a poco. Si guardas silencio, puedes escuchar el agua que está cayendo de todas las zonas del glaciar. El hielo además de blanco era azul, dando una imagen aún más bonita.

 Volvimos a la Ring Road y empezamos a bordear el lago glaciar de Jokulsarlon. Se trata de un lago creado con el agua que viene del glaciar y que está lleno de Icebergs de hielo desprendido del mismo, todo desembocando en el mar. En el lugar hay muchas aves y algunas focas y es un gran atractivo turístico. Al estar tan cerca al glaciar, hacía bastante frío a pesar de ser verano, por lo que hay que ir suficientemente abrigados. Compramos un billete para hacer una pequeña excursión al centro del lago con un barco tierra/agua. En la excursión nos tocó un guía muy simpático que resultó ser español (consiguió este trabajo de verano) y que nos explicó cosas curiosas del glaciar, de los colores y la edad del hielo. Incluso subieron un pedazo del hielo al barco para que pudiéramos sujetarlo.

 El sitio elegido para pasar esta noche era Hofn, ciudad al este de la isla. Llegamos relativamente temprano pero perdimos bastante tiempo buscando alojamiento, ya que esta vez queríamos dormir bajo techo. Pero no encontramos nada a precio decente así que nos conformamos nuevamente con el camping de la ciudad. Montamos la tienda y nos fuimos a un restaurante de hamburguesas al lado del puerto que nos recomendó el guía español. El día entero estuvo nublado y hacía frío.

 Recorrido:

  • Vik-Fjadrargljufur: 69km
  • Fjadrargljufur-Jokulsarlon: 130km
  • Jokulsarlon-Hofn: 80km.
Anuncios