ColoresNos levantamos con la ilusión de los que saben que van a ir a un sitio conocido por su encanto. Preparamos una maleta para los 2, ya que no volveríamos hasta pasados unos días. Muy amablemente, Pascale nos ofreció al chofer del lugar donde trabaja para que nos acercara a Antigua y nosotros encantados accedimos.

Primero debíamos devolver el traje de caballero a la tienda Saúl. Este lugar es bastante conocido por aquí por sus tiendas a lo largo de la ciudad, pero también por sus restaurantes. Como os digo, hay varias tiendas y tuvimos que pasar por un par hasta que encontramos la adecuada para devolver el traje, lo que nos permitió hacer un mini tour en coche por una zona céntrica de la ciudad. Tengo que destacar que aquí parece que no se conocen las rotondas, hay mucho tráfico y la mayoría de vehículos llevan todas las lunas tintadas. Eso cuando no ves 3 o 4 todoterrenos seguidos, también con lunas tintadas, excepto uno de ellos que las lleva bajadas y en el que se puede apreciar a varios hombres bien armados en su interior.

Después de una hora de coche, de la ciudad a Antigua, llegamos. Antigua Guatemala, como su nombre indica, fue la anterior Ciudad de Guatemala. Específicamente, fue la tercera sede de la Capital del Reino de Guatemala, en época coloniales españolas. Su nombre oficial es Santiago de los Caballeros de Guatemala y fue abandonada como capital del reino por una serie de catástrofes naturales que la azotaron en el siglo XXVIII (siendo reemplazada por la capital actual).  Por ello (y supongo que otras razones que ignoramos) se ha mantenido como una acogedora ciudad de estilo colonial, sin edificios y calles de piedra, muy acogedora y bella.
Llegó a recibir el título de la “Ciudad más bella de la Indias” y es Patrimonio de la Humanidad declarado por la UNESCO en 1979.

Como era pronto nos guardaron la maleta en el hotel y salimos a inspeccionar. Lo primero que me vino a la cabeza fue la sensación de estar paseando por una de las calles de la Habana. Las casas pintadas de colores, sensación de tranquilidad a pesar del jaleo en las calles, en resumen, luz, gente y color.
Servicio especial
Entramos en la Posada de Don Rodrigo, un hotel con mucho encanto y unas vistas espectaculares del volcán Pacaya desde la terraza de su restaurante , y nos pedimos el primer jugo de frutas y un aguacate con pollo para compartir (nosotros no lo hicimos, pero escalar el volcán Pacaya es bastante recomendable, una experiencia bonita y necesariamente reservada a expertos del alpinismo).

Antigua está plagada de tiendecitas de artesanías de la zona, donde venden desde manteles bordados hasta cuadros, todo siempre lleno de color. También tienen muchas joyas hechas con jade ya que es uno de los países que cuenta con más canteras de esta piedra preciosa.

Ya en el Hotel Euromaya nos entregan nuestra llave. Entramos en la habitación y vemos 2 camas individuales, la puerta del baño y unas escaleras. Subimos y descubrimos un sofá y una cama inmensa lo que nos devuelve a la reflexión de que en este continente los espacios funcionan de otra manera. Todo ello por 58$ (42€ aprox).

Tras comer un rico Pollo Campero, cadena de comida rápida a base de pollo, (nacional de Guatemala aunque ya tiene franquicias por el mundo), fuimos a dar una vuelta por el mercado. Es bastante curiosa la sensación de sacarle una cabeza a todo el mundo. Antigua es una ciudad bastante turística que cuenta con muchas academias de español, por lo que, aparte de algunos extranjeros más, éramos sin Huevosduda los más altos del mercado con diferencia. Aquí se vendía de todo; artesanía para turistas, ropa de imitación, alimentos, productos electrónicos y dvd piratas.

Hay que tener en cuenta que en la mayoría de iglesias no te dejan entrar en shorts y tirantes, pero hace bastante calor así que nosotros nos resignamos a verlas desde la entrada. En la noche, dio la casualidad de que se celebraban los 475 años de la fundación de Antigua y pudimos disfrutar de unos lindos fuegos artificiales y un pequeño concierto de Marimba (un instrumento de percusión, tipo xilófono pero más grande, que se toca con varias personas a la vez produciendo una melodía muy tranquilita). Que el instrumento típico sea la marimba nos hizo reflexionar sobre el carácter pausado y apacible de los pueblos indígenas de la región, en contraposición con el carácter caribeño y sus músicas.

Datos de interés:

-Visitar la iglesia de la Merced, la iglesia del hermano Pedro, la Posada de Don Rodrigo, el hotel-convento Santo Domingo, la calle del Arco, la plaza de armas y las tiendas de artesanías.

-El Hotel Euromaya es bastante recomendable en relación calidad/precio.

-El pollo campero (menú) cuesta alrededor de 4-5 euros.

-Antigua Guatemala está de camino al lago de Atitlán, así que es la lógica ruta a seguir. Se puede alquilar un coche para visitar ambos sitios, aunque los servicios de buses turísticos son buenos sin ser demasiado caros.

Anuncios